banner1.gif (4206 bytes)

Conclusiones del Informe de la Comisión Warren

Traducción literal extraída del Warren Comisión Report

  1. Los disparos que mataron al Presidente Kennedy e hirieron al Gobernador Conally fueron disparados desde la ventana del sexto piso en la esquina sudeste del Texas School Book Depository. Esta determinación se basa en lo siguiente
    1. Testigos en la escena del asesinato vieron disparar un rifle desde el sexto piso del edificio, y algunos testigos vieron un rifle en la ventana inmediatamente después de que se produjeran los disparos.
    2. La casi completa bala encontrada en la camilla del Gobernador Conally en el Parkland Memorial Hospital y los dos fragmentos de bala encontrados en el asiento frontal de la limusina presidencial fueron disparados desde el Mannlicher-Carcano de 6'5 mm encontrado en la sexta planta del edificio, a la exclusión de cualquier otra arma.
    3. Los tres casquillos usados encontrados cerca de la ventana en el sexto piso y en la esquina sudeste fueron disparados desde el mismo rifle que disparó la bala y fragmentos descritos anteriormente, a la exclusión de cualquier otra arma.
    4. El parabrisas de la limusina presidencial fue golpeado por un fragmento de bala en la cara interior del cristal, pero no fue penetrado.
    5. La naturaleza de las heridas de bala sufridas por el Presidente Kennedy y el Gobernador Conally y la localización del coche en el momento de los disparos establece que las balas fueron disparadas desde arriba y atrás de la limusina presidencial, impactando al Presidente y al Gobernador como sigue:
      1. El Presidente fue primero herido por una bala que entró por la parte trasera del cuello y salió a través de la parte más baja del frente de su garganta, causando una herida que no necesariamente habría sido letal. El Presidente fue herido por segunda vez por una bala que entró por la parte derecha-trasera de su cabeza causando una gran y fatal herida.
      2. El Gobernador Conally fue herido por una bala que entró por la parte derecha de su espalda y viajó hacia abajo a través de la parte derecha de su pecho, saliendo bajo su pezón derecho. Esta bala pasó después a través de su muñeca derecha y entró en su muslo izquierdo, donde causó una herida superficial.
    6. No hay evidencia creíble de que los disparos fueran realizados desde el Triple Paso del Ferrocarril al frente de la caravana presidencial, o desde cualquier otra localización.
  2. El peso de las pruebas indica que se realizaron tres disparos.
  3. Aunque no es necesario para ninguna conclusión esencial de la Comisión determinar que disparo impactó al Gobernador Conally, hay una persuasiva evidencia de los expertos para indicar que la misma bala que atravesó la garganta del Presidente también causó las heridas del Gobernador Conally. De cualquier manera, el testimonio del Gobernador Conally y ciertos factores han dado lugar a ciertas diferencias de opinión respecto a esta probabilidad pero no hay ninguna duda en la mente de ningún miembro de esta comisión de que todos los disparos que causaron las heridas del Presidente y del Gobernador Conally fueron disparados desde la ventana del sexto piso del Texas School Book Depository.
  4. Los disparos que mataron al Presidente Kennedy e hirieron al Gobernador Conally fueron disparados por Lee Harvey Oswald. Esta conclusión se basa en lo siguiente:
    1. El rifle Mannlicher-Carcano de 6'5 mm desde el que se realizaron los disparos era propiedad y estaba en posesión de Oswald.
    2. Oswald llevó este rifle al edificio del depósito en la mañana del 22 de Noviembre.
    3. Oswald, en el momento del asesinato estaba presente en la ventana del sexto piso desde la cual fueron realizados los disparos.
    4. Poco después del asesinato, el Mannlicher_Carcano que pertenecía a Oswald fue encontrado parcialmente escondido entre algunos cartones en la sexta planta y la improvisada bolsa de papel en la cual Oswald llevó el rifle al depósito fue encontrada cerca de la ventana desde la que los disparos fueron realizados.
    5. Basándose en los testimonios de expertos y en el análisis de las películas del asesinato, la Comisión ha concluido que un francotirador de la capacidad de Lee Harvey Oswald pudo haber realizado los disparos desde el rifle usado en el asesinato dentro del tiempo del tiroteo. La Comisión ha concluido que Oswald poseía la habilidad con un rifle que le permitía cometer el asesinato.
    6. Oswald mintió a la policía tras su arresto respecto a cuestiones importantes.
    7. Oswald intentó asesinar al General Edwin A. Walker (U.S. Army) el 10 de Abril, 1963, demostrando su disposición para tomar una vida humana.
  5. Oswald asesinó al patrullero J. D. Tippit aproximadamente 45 minutos después del asesinato. Esta conclusión refuerza el descubrimiento de que Oswald realizó los disparos que mataron al Presidente Kennedy e hirieron al Gobernador Conally y es apoyada por lo siguiente:
    1. Dos testigos presenciales vieron el tiroteo de Tippit y siete testigos escucharon los disparos y vieron al pistolero dejar la escena con un revolver en la mano. Estos nueve testigos identificaron positivamente a Oswald como el pistolero que vieron.
    2. Los casquillos encontrados en la escena del tiroteo fueron disparados por el revolver  en posesión de Oswlad cuando fue arrestado, a la exclusión de cualquier otra arma.
    3. El revolver en posesión de Oswald en el momento de su arresto fue comprado y pertenecía a Oswald..
    4. La chaqueta de Oswald fue encontrada a lo largo del camino de huida tomado por el pistolero mientras escapaba de la escena del crimen.
  6. 80 minutos después del asesinato y 35 minutos después del asesinato de Tippit Oswald se resistió al arresto en el teatro intentando disparar a otro policía de Dallas.
  7. La Comisión ha alcanzado las siguientes conclusiones respecto al interrogatorio de Oswald y la detención por la policía de Dallas:
    1. Excepto por la fuerza requerida para realizar el arresto, Oswald no estuvo sujeto a ninguna coacción física por ningún oficial de la ley. Fue advertido de que no podía obligársele a realizar ninguna declaración y que cualquier cosa que dijera podría usarse contra él en un juicio. Fue advertido de su derecho a ser aconsejado. Se le dio la oportunidad de obtener consejo de su propia elección y se le ofreció asistencia legal de la Dallas Bar Association, la cual rechazó en ese momento.
    2. Profesionales de los periódicos, la radio y la televisión fueron autorizados sin inhibición para acceder al área a través de la cual Oswald tenía que pasar cuando era trasladado desde su celda a la habitación de interrogatorios y a otras secciones del edificio, sometiendo a Oswald a hostigamiento y creando unas condiciones de caos que no conducían al ordenado interrogatorio o a la protección de los derechos del prisionero.
    3. Las numerosas afirmaciones, algunas veces erróneas, hechas a la prensa por varios oficiales del orden durante este periodo de confusión y desorden en la estación de policía, habría presentado serios obstáculos para la obtención de un juicio justo para Oswald. A tal extremo la información era errónea o mal interpretada que ayudó a crear dudas, especulaciones y miedos en la mente del público que de otro modo no hubieran aflorado.
  8. La Comisión ha alcanzado las siguientes conclusiones respecto al asesinato de Oswald por Jack Ruby el 24 de Noviembre, 1963:
    1. Ruby entró en los sótanos del Departamento de Policía de Dallas poco antes de las 11:17 a.m. y mató a Lee Harvey oswald a las 11:21
    2. Aunque las pruebas del modo de entrada de Ruby no son conclusiva, la evidencia indica que bajó por la rampa desde Main Street hasta el sótano del Departamento de Policía.
    3. No hay pruebas que sustenten el rumor de que Ruby fue ayudado por miembros de la policía de Dallas en el asesinato de Oswald.
    4. La decisión del Departamento de Policía de Dallas de transferir a Oswald a la cárcel del condado a la vista del público fue desafortunada.

    Los preparativos realizados por el departamento de Policía el Domingo por la mañana, solamente unas horas antes del intento de traslado, fueron inadecuados. De importancia crítica fue el hecho de que los representantes de los medios y otros no fueron excluidos del sótano incluso después de que la policía fuera notificada sobre intentos contra la vida de Oswald. Estas deficiencias contribuyeron a la muerte de Lee Harvey Oswald.

  9. La Comisión no ha encontrado evidencia de que Lee Harvey Oswald ni  Jack Ruby fueran parte de ninguna conspiración, interna o extranjera, para asesinar al Presidente Kennedy. La razones para esta conclusión son:
    1. La Comisión no ha encontrado pruebas de que nadie ayudase a Oswald en planear o llevar a cabo el asesinato. En esta conexión han sido profusamente investigadas, además de otros factores, las circunstancias que rodean a la planificación de la ruta de la comitiva a través de Dallas, la contratación de Oswald en el Texas School Book Depository Co. el 15 de octubre de 1963, el método por el cual el rifle fue introducido en el edificio, la colocación de cajas de libros en la ventana, la huida de Oswald del edificio,  y el testimonio de los testigos del tiroteo.
    2. La Comisión no ha encontrado pruebas de que Oswald estuviera envuelto junto con alguna persona o grupo en una conspiración para asesinar al Presidente, aunque han sido profundamente investigados, además de otros posibles aspectos, todas las facetas de las asociaciones de Oswald, sus finanzas y hábitos personales, particularmente durante el periodo que siguió a su regreso de la Unión Soviética en Junio de 1962.
    3. La Comisión no ha encontrado pruebas que muestren que Oswald estuvo empleado, persuadido o animado por cualquier gobierno extranjero para asesinar al Presidente Kennedy o de que el fuera un agente de un gobierno extranjero, aunque la Comisión ha revisado las circunstancias que rodearon la deserción de Oswald a la unión Soviética, su vida allí desde Octubre de 1959 hasta Junio de 1962 tan lejos como podía ser reconstruida, sus conocidos contactos con el Comité Juego Limpio Para Cuba y sus visitas a las Embajadas Cubana y Soviética en Ciudad de México durante su viaje a México desde el 26 de Septiembre hasta el 3 de Octubre de 1963, y sus conocidos contactos con la Embajada Soviética en los EE.UU.
    4. La Comisión ha explorado todos los intentos de Oswald de identificarse a si mismo con varios grupos políticos, incluyendo el Partido Comunista USA, el Comité Juego Limpio Para Cuba, y el Partido de los Trabajadores Socialistas, y ha sido incapaz de encontrar ninguna evidencia de que los contactos que el inició fueran relacionados con el subsecuente asesinato del Presidente.
    5. Todas las pruebas ante la Comisión establecen que no hay nada que soporte la especulación de que Oswald era un agente, empleado o informante de el FBI, la CIA o cualquier otra agencia gubernamental. Han sido profundamente investigadas las relaciones anteriores al asesinato con todas las Agencias del Gobierno de los EE.UU. Todos los contactos con Oswald por cualquiera de estas Agencias fueron hechos en el ejercicio regular de sus diferentes responsabilidades. 
    6. Ni las relaciones directas o indirectas entre Lee Harvey Oswald y Jack Ruby han sido descubiertas por la Comisión, ni ha sido posible encontrar una prueba creíble de que se conocieran entre si aunque una profunda investigación fue hecha a partir de los numerosos rumores y especulaciones sobre tales relaciones.
    7. La Comisión no ha encontrado prueba de que Jack Ruby actuará con cualquier otra persona en el asesinato de Lee Harvey Oswald.
    8. Tras una cuidadosa investigación, la Comisión no ha encontrado una prueba creíble de que ni Jack Ruby ni el oficial Tippit, que fue asesinado por Oswald, se conocieran entre si o que Oswald y Tippit se conocieran entre si. Debido a la dificultad, la negación certera de que otros hayan estado envueltos, bien con Oswald o con Ruby no puede ser demostrada categóricamente, pero si hubiera alguna prueba de ello ha estado más allá del alcance de las Agencias de Investigación y los recursos de los EE.UU y no ha sido presentada a esta Comisión.
  10. En su completa investigación la Comisión no ha encontrado evidencia de conspiración, subversión o deslealtad al Gobierno de los EE.UU por ningún agente local, estatal o federal.
  11. Basándose en la evidencia ante la Comisión se concluye que Oswald actuó solo. Por consiguiente, para determinar los motivos del asesinato del Presidente Kennedy, uno debe mirar al asesino por sí mismo. Las claves de los motivos de Oswald pueden ser encontradas en su historia familiar, su educación o falta de ella, sus actos, sus escritos, y la recolección de aquellos que han tenido contactos íntimos con el a través de su vida. La Comisión ha presentado en este informe toda la información de fondo relativa a esta motivación que ha podido descubrir. Además otros podrán estudiar la vida de Lee Oswald y llegar a sus propias conclusiones así como a sus posibles motivos. La Comisión no puede hacer ninguna determinación definitiva de los motivos de Oswald. Se ha esforzado en aislar los factores que contribuyeron a su carácter y los cuales podrían haber influido en su decisión de asesinar al Presidente Kennedy. Estos factores fueron:
    1. Su fuertemente enraizado resentimiento contra la autoridad que se expresó en una hostilidad hacia cada sociedad en la que vivió.
    2. Su incapacidad para entrar en relaciones significativas con las personas, y un continuo patrón de rechazo hacia su entorno en favor de nuevos ambientes.
    3. Su impulso para intentar encontrar un lugar en la historia y sus repentinas desesperaciones sobre los fracasos en sus distintas ocupaciones.
    4. Su capacidad para la violencia como evidencia por su intento de matar al General Walker.
    5. Su compromiso confesado al marxismo y al comunismo, cuando entendió los términos y realizó su propia interpretación de ellos; esto se expresó por  un antagonismo hacia los EE.UU, por  su deserción a la Unión Soviética, por su fracaso para reconciliarse con la vida en los EE.UU incluso después de su desencanto con la Unión Soviética, y por sus esfuerzos, aunque frustrados de ir a Cuba. Cada una de estas cosas contribuyó a su capacidad de arriesgarlo todo en acciones crueles e irresponsables. 
  12. La Comisión reconoce que las variadas responsabilidades del Presidente requieren que el haga frecuentes viajes a todas partes de EE.UU. y al extranjero. Consistente con sus altas responsabilidades, los presidentes nunca pueden ser protegidos de cualquier intento potencial. La dificultad del Servicio Secreto en alcanzar sus responsabilidades de protección varía con las actividades y la naturaleza del ocupante de la Oficina del Presidente y su  predisposición para estar conforme a los planes para su seguridad. Para estimar la actuación del Servicio Secreto debe entenderse que deben realizar su trabajo con esas limitaciones. No obstante, la Comisión cree que recomendaciones para mejorar en la protección presidencial pueden desprenderse de los hechos descubiertos en esta investigación.
    1. Las complejidades de la Presidencia se han incrementado tan rápidamente en los años recientes que el Servicio Secreto no ha sido capaz de desarrollar o de asegurar recursos adecuados de personal y facilidades para completar su importante cometido. Esta situación debe ser rápidamente remediada.
    2. La Comisión ha concluido que el criterio y los procedimientos del Servicio Secreto designados para identificar y proteger contra personas consideradas un riesgo para el Presidente no fueron adecuadas antes del asesinato.
      1. La Sección de Investigación para la Protección del Servicio Secreto, que es responsable del trabajo preventivo carecía de suficiente personal entrenado y de la asistencia técnica y mecánica necesaria para llevar a cabo sus responsabilidades.
      2. Antes de el asesinato el criterio del Servicio Secreto trató las amenazas directas contra el Presidente. Aunque el Servicio Secreto las trató adecuadamente , no reconoció la necesidad de identificar otras fuentes potenciales de peligro a su seguridad. El Servicio Secreto no desarrolló un criterio adecuado y específico que definiera a esas personas o grupos que podrían presentar un peligro para el Presidente. En efecto, el Servicio Secreto confió en gran parte en otras agencias Federales o Estatales para suministrar la información necesaria para cumplir sus responsabilidades preventivas, aunque pidió información sobre las amenazas directas al Presidente.
    3. La Comisión ha concluido que había un enlace y coordinación de información insuficiente entre el Servicio Secreto y otras agencias Federales necesariamente involucradas con la protección Presidencial. Aunque el FBI, en el ejercicio normal de su responsabilidad, había obtenido información considerable sobre Lee Harvey Oswald, no tenía ninguna responsabilidad oficial, bajo el criterio del Servicio Secreto existente en el momento del viaje del Presidente a Dallas, para enviar al Servicio Secreto la información que tenía sobre Oswald. La Comisión ha concluido, sin embargo, que el FBI tomó un excesivamente restrictivo punto de vista sobre su papel en el trabajo de inteligencia preventiva del asesinato. Un tratamiento más cuidadosamente coordinado del caso de Oswald por el FBI bien podía haber resultado en llamar la atención del Servicio Secreto sobre las actividades de Oswald.
    4. La Comisión ha concluido que algunas de las preparaciones hechas de antemano en Dallas por el Servicio Secreto, como las detalladas medidas de seguridad tomadas en Love Field y el Trade Mart, fueron completas y bien ejecutadas. En otros aspectos, sin embargo, la Comisión ha concluido que las preparaciones de antemano para el viaje del Presidente eran deficientes.
      1. Aunque el Servicio Secreto está obligado a confiar en oficiales de la ley locales, sus procedimientos en el momento del viaje de Dallas no requirieron instrucciones bien definidas acerca de las responsabilidades respectivas de los oficiales de policía y otros que ayudaron en la protección del Presidente.
      2. Los procedimientos llevados a cabo por el Servicio Secreto para detectar la presencia de un asesino localizado en un edificio a lo largo de la ruta de la comitiva no fueron los adecuados. En el momento del viaje a Dallas, el Servicio Secreto, como una cuestión de rutina, no investigó o hizo que comprobaran ningún edificio localizado a lo largo de la ruta que tomaría la comitiva del Presidente. La responsabilidad de vigilar las ventanas en esos edificios durante el desfile fue dividida entre el personal de la policía local establecido en las calles para controlar al público, y los agentes del Servicio Secreto que acompañaban a la comitiva. Basándose en su investigación la Comisión ha concluido que estos preparativos durante el viaje a Dallas fueron claramente insuficientes.
    5. La configuración del automóvil Presidencial y el orden de colocación de los agentes del Servicio Secreto en el automóvil no proporcionaron a estos la oportunidad que deberían haber tenido para asistir inmediatamente al Presidente al primer signo de peligro.
    6. Dentro de estas limitaciones, sin embargo, la Comisión encuentra que los agentes inmediatamente responsables de la seguridad del Presidente reaccionaron rápidamente en el momento que los disparos fueron realizados desde el Texas School Book Depository.

     

Copyright © A.M.E.1998


Volver al Menú

Esta página distribuye a los usuarios parte de los ingresos que genera por el uso que hagas de Internet (compras, viajes, búsquedas, etc.).