banner1.gif (4206 bytes)

Un nuevo enfoque - Debate con J. Monzó

José Monzó es un amigo que nos escribió recientemente a la sección "Libro de Visitas". Pepe nos dejaba un mensaje interesante que a mi personalmente me pareció oportuno para ser publicado. Por ello, me puse en contacto con él para solicitarle permiso para la publicación de su comunicado. Tras obtenerlo reflejo aqui el intercambio de mensajes que realizamos.


El asesinato de Kennedy conmovió a mucha gente... Su entierro creo que fue de las primeras cosas que, con apenas cinco años, ví por la televisión (en blanco y negro, of course) recién comprada por mis padres. Obviamente hasta que no empiezas a tener más información y, sobretodo, hasta que no empiezas a tener la capacidad crítica de descubrir las "manipulaciones del poder real", das por bueno todas las explicaciones y las justificaciones que te dan... y así, sí unos señores con bata negra y con cara de mala leche dicen a todo el mundo que Oswald es el culpable... pues te lo crees. Hasta ahora.

Personalmente del asesinato de Kennedy me interesa no tanto si fue o no Oswald, o si fue o no una conspiración... podemos perder muchas horas... y no llegar a "desvelar" la verdad. No, paradójicamente no me interesa eso, porque pienso que, al final, nos enfrascamos en una discusión estéril y acaso, para nada "arañamos" algo de la verdad. Para mí, la versión de Oliver Stone es simplemente la previsible respuesta de un outsider a las "chapuzas" del manipulador de turno. Ya se sabe: todo poder crea su contrapoder. Incluso para re-contar la Historia.

La versión de Stone es, desde luego, más "vendible" que la de la comisión Warren. A lo mejor si la comisión Warren hubiera tenido los medios y la inteligencia de un Oliver Stone... fíjate que manipulación más poderosa... y peligrosa. Afortunadamente entre la raza de los manipuladores (llámese Cia, Nsa o lo que quieras) nunca ha existido gente verdaderamente inteligente. Ya se sabe: cuando alguien cobra del gobierno se vuelve "funcionario" e indolente. Entonces comete errores. Errores que cualquier persona inteligente es capaz de observar en las "grietas" que tiene toda manipulación. En cualquier caso no es ese mi interés. Además porque, a lo mejor, lo único que hacemos es... ¡como decirlo!... "seguir el juego" a los que en su día "escribieron este guión" o a los que hoy en día disfrutan de su "herencia" (afortunadamente, los manipuladores también mueren). Digamos que por "economía cerebral".

Sin embargo, si me interesa otra cosa quizá más interesante o tal vez algo más peligrosa para los "profesionales de la manipulación". Me refiero a "ver" estas cosas, incluso esta misma página u otras... con la "mente" de los que un día diseñaron esa operación (... y si han muerto, pues con la "mente" de los "herederos intelectuales, económicos, industriales..." de aquella operación). No sé si me explico. Una de las cosas que más me asombra de las modernas tecnologías es su capacidad para "modelar" y "conformar" el pensamiento de la mayoría de la gente. A priori parece que el "único reducto de soberanía" que nos queda reside en nuestra mente, en lo que podemos pensar. Otra cosa es pasar a la acción. Nos pueden "castigar" por lo que hacemos... no por lo que pensamos (afortunadamente no estamos en China). Sin embargo, me pregunto: ¿en realidad, pensamos libremente, sin condicionamientos?. Por ejemplo, una vez vista la película de Oliver Stone, ¿podemos soslayar u obviar el argumento y la "idea fuerza" subyacente?. ¿Podemos "des-Oliver-Stonezar" nuestra mente después de visionar la película varias veces (yo también la he visto dos o tres veces) Sinceramente me parece que no. Al menos para la mayoría de personas.

La cuestión es esta: ¿nos creemos la versión de Oliver Stone porque parece más elaborada y coherente o porque creemos que se aproxima más a la verdad?. Si respondemos afirmativamente a la primera, estamos perdidos: basta que salga un "manipulador profesional" mejor que Oliver Stone (no estoy diciendo que Oliver lo sea...) y habremos tragado el anzuelo. Y si respondemos afirmativamente a la segunda, entonces... ya no hablamos de la "verdad" sino de la "creencia"... porque ¿qué es la verdad?. La verdad del magnicidio de JFK (en su totalidad) nadie la sabe (la mayoría de nosotros sólo conoce "fragmentos" de la verdad)... mejor dicho, sólo un reducido círculo de personas, como se dice ahora, un "núcleo duro" de personas que "gestionan" o mejor dicho, "armonizan" (porque entre ellos también hay contradiciones y "peleas") los intereses transnacionales de poderosos grupos financieros. ¿Quiénes son?. No lo sé y quizá no lo sabremos nunca: sólo podemos especular que, efectivamente esas personas (por llamarlas de alguna manera) existen y están al margen de cualquier control democrático.

Bueno, al grano. Lo que más me interesa del tema es el "porqué" y sobretodo el "cómo" van "emergiendo" las explicaciones, aparentemente "alternativas", al llamado "asesinato del siglo". Ahí creo que está la clave para entender algo. Todo el mundo, y me incluyo, partimos siempre de alguna hipótesis de base para argumentar. La mía es muy simple: A los que gobiernan de verdad el mundo les preocupa, y mucho, el tema de la "legitimidad". Es la "madre del cordero". Sin "legitimidad" el pueblo desconfiará, primero de la democracia y después de los que gobiernan. Son las "reglas del juego" que todos debemos respetar. Incluso ellos.

Lo grave del asesinato de Kennedy es que los que lo hicieron resolvieron un problema a corto plazo (se quitaron a alguien que les estorbaba en sus planes), pero crearon un problema a largo plazo (ahora la mayoría de personas desconfía de la democracia porque... al fin y al cabo, el sentido común del pueblo es devastador: ¡para qué votar si los que de verdad mandan no se presentan a las elecciones!). En palabras más llanas: "aunque JFK fuera un hijo de p..., era nuestro hijo de p...". Los que ordenaron matarle no estaban "legitimados" para apartarle del poder. En democracia sólo se "legitiman" aquellos que ganan las elecciones. Esa es la "regla del juego". Y si "alguien" la ha vulnerado, entonces que se atenga a las consecuencias...

En definitiva se trata de llegar a "anticiparse" a cuál será la próxima jugada de esta singular partida de ajedrez. Por una parte los "manipuladores" al servicio del poder real. Por otra, la mayoría del pueblo. El punto débil de los primeros: deben ocultar constantemente su falta de "legitimidad". El punto débil del segundo es su "impresionabilidad" o la explotación de su "emotividad". ¿Cuál será la próxima jugada?. Me apostaría a que los tiros van por "poner verde" la reputación de Kennedy. Quizá algún día (dentro de 25 o 30 años) se sepa la verdad de que aquello fue un golpe de estado... ¡¡justificado!! porque Kennedy, nos dirán, éra un mujeriego, un bebedor, poco patriota... etc. etc. y además puso en peligro atómico al país... etc. etc. y que lo hicimos (bueno, ya habrán muerto...), los que hicieron aquello lo hicieron para salvar al país de un caos social y económico... Pero, para llegar hasta ahí, se necesita mucho tiempo y que vaya "calando" en la gente joven: (1) mensajes contrarios al actual "posicionamiento" que, indudablemente, tiene Kennedy en la imaginería (y en la mente) de la mayoría de norteamericanos... y del resto del mundo y (2) mensajes favorables hacia determinadas agencias de inteligencia.

¿Quieres pruebas?. De lo primero empiezan a surgir algunos libros, incluso uno que sugiere que la muerte de Marilyn fue una conspiración de los Kennedy... de lo segundo, basta ver la estrategia de "posicionamiento" (medios televisivos y cinematográficos no faltan) que están teniendo a su favor determinadas agencias... ¿Te hago un test?. Si te digo FBI... ¿te sugiere "buenas" o "malas" vibraciones?. Evidentemente te recuerda a los "buenos" (p.ej. Scully, Malder y Skinner)... por supuesto ya nadie recuerda la negra etapa de Hoover. Por el contrario, si te digo CIA... probablemente te sentirás algo confuso... es lógico, hasta ahora ha tenido mala prensa... sin embargo están "reposicionando" inteligentemente su papel dentro de la opinión pública... y en tu mente, of course... poco a poco se va desdibujando su negro papel en el golpe de Pinochet y cosas así... (¿acaso no recuerdas a Harrison Ford en sus últimos papeles de analista "bueno" de la CIA?, ¿crees que es "casual" que precisamente él tenga ese papel?)... Por supuesto, no soy de los que creen en experimentos extraños de control mental... simplemente me limito a observar (eso sí, criticamente) como nos manipulan con cosas tan "inocentes" como una serie de televisión o un largometraje.

La tarea que tienen por delante los manipuladores no es nada fácil. Todavía es pronto para que se sepa la verdad. Nadie (con la suficiente información veraz) se atrevería a decir la verdad al pueblo americano. Si se dijera traería en "cascada" la no legitimidad comentada, además de desencadenar, posiblemente, alborotos y caos social... insostenible para cualquier poder (en la sombra o aparente). En mi humilde opinión de simple observador me atrevería a predecir que quizá, al final, los verdaderos asesinos pedirán (como en su día Franco) que sea la Historia (y no el pueblo americano) quien les juzgue. En fin, ya me he "enrollado" demasiado. Espero que estas reflexiones sean útiles en tu "búsqueda de la verdad" que, espero, aunque permíteme que no lo comparta contigo, no te sean estériles.

Pepe Monzó


Estimado Pepe:

Disculpa el retraso en contestar a tu mensaje dejado en el libro de visitas de nuestra página. De hecho, normalmente nadie responde a los mensajes del libro de visitas ya que sólo son un tablón para expresar opiniones sin esperar réplica, pero tu comentario me ha llamado poderosamente la atención y quiero responderlo.

En primer lugar agradecerte (of course como tu dices) que dejaras el mensaje. En segundo decirte que vaya mensaje. Si, he tenido que leerlo un par de veces para digerirlo del todo. No ha sido fácil. Nunca nadie me había escrito ningún mensaje de correo electrónico ni de cualquier tipo relacionado con este asunto como el tuyo. Es un punto de vista muy interesante el que expones y la verdad, totalmente nuevo para mi. Nunca me había planteado este asunto de esa manera y desde luego te agradezco que hayas abierto un poco más mis miras.

El asunto es sumamente complejo. Como tu bien dices, no podemos sentarnos, discutirlo y llegar a la solución del caso como haría Hercules Poirot porque, entre otras cosas, no somos Hercules Poirot. No podemos decir "lo hizo la Sra. Harper con el candelabro en la cocina" como en el Cluedo. Pero pienso que sí podriamos enriquecer nuestro punto de vista hablando sobre el tema. Tu lo has hecho con tu mensaje. Das una nueva perspectiva, una nueva manera de mirar todo el asunto y creo que bastante original. Si hay alguien que todavía vive y que posee por conocimiento propio o heredado las claves de este misterio, seguramente le resultará divertido ver como movemos nuestros pequeños peones contra su ejercito de reinas. Pero al menos los movemos ( y he ganado muchas partidas gracias a los peones).

Yo siempre he pensado que efectivamente gran parte (por no decir casi toda) la información de la que disponemos sobre el magnicidio (y sus consecuencias politico-económicas) es manipulación. Ha sido forjada ex-profeso para distraer, confundir, liar y oscurecer incluso los puntos mas claros del asunto. Jim Marrs, autor de "Crossfire" el otro libro del que bebe el JFK de O. Stone, comienza su libro diciendo esto (te lo dejo en inglés porque creo que le pegas ¿no?): "Do not trust this book. In fact, when it comes to the assassination of President John F. Kennedy don't trust any one source or even the basic evidence and testimony. In the case of JFK assassination, belief and trust have long been part of the problem. One's view of the events in Dallas in 1963 has depended upon whom one chooses to believe." Y empezando por O. Stone, por supuesto.

No sé si has tenido ocasión de leer "On The Trail Of The Assassins" de Garrison, pero te puedo asegurar (lo tuve como libro de cabecera una buena temporada) que la mitad de las cosas de la película son ficción dramática que no se ajusta a los hechos. La película logra un objetivo muy importante: soliviantar a la opinión pública norteamericana. Pero en éso, ese "enfant terrible" que es Oliver Stone es único, y es lo que pretendía. No sería yo, de todas maneras, el que le pediría rigor a la película. Seguramente si la película hubiese sido rigurosa no se habría comido un rosco comercialmente (muy importante) y además no habría llegado a tanta gente. Yo creo que cumplió bien su cometido de levantar conciencias y crear una nueva generación de críticos no conformes con el cuento de hadas que se le contó al mundo. Gente joven que en su vida habían oído hablar de Oswald, Ruby, Earl Warren o Clay Shaw.

Pero la realidad es otra. Si te pregunto sobre la película que motivos tenía Garrison para llevar a juicio a Shaw me dirías que tenía muchos, ya que se demostraron conexiones entre él y David Ferrie, entre Ferrie y Oswald, entre Oswald y Banister, etc... porque en la película ves escenas dramatizadas en las que estos personajes se relacionan entre sí. Pero si tu eres Jim Garrison en 1967, no has visto JFK de Stone y lo único que tienes es la declaracíón del dueño de un bar que dice que Clay Bertrand es Clay Shaw ¿puedes llevar a este hombre a juicio sólo con eso? No. Garrison falló con Shaw, pero consiguió algo importante: demostrar que en Dealey Plaza, Dallas, el 22-11-1963 alguien más que Oswald apretó el gatillo (si es que Oswald lo hizo).

Yo no busco a el/los asesino/s. No busco saber el nombre y apellidos de quien apretó el gatillo. Yo busco llegar a quedarme tranquilo porque SE lo que ocurrió. Lo que me mata es la ignorancia. Me interesa lo que ocurrió antes y después del magnicidio. Como cambió el mundo. Como los prometedores y felices primero años 60 se convirtieron en una de las décadas mas traumáticas de la historia merced a una balas disparadas un dia de Noviembre. ¿Se engañó al mundo o era mejor por su propia seguridad? Es posible que en favor de la estabilidad mundial al mundo no le conviniese saber la verdad, pero ¿quien dió a estos señores el don de decidir el destino del mundo?

En fin, creo que si seguimos acabaremos divagando. Sólo hacerte una pregunta ¿porque enviaste el mensaje en privado? Creo que tu mensaje no sólo es digno de estar en el libro para que todo el mundo pueda reflexionar sino que merecería convertirse en un artículo de opinión. Me gustaría mucho poder publicarlo en la Web, si a ti te parece bien. Si quieres permanecer en el anonimato no hay problema, puedes usar un nick. Te envío con este mensaje el tuyo original por si no guardaste copia y deseas releerlo. Esperaré autorización por tu parte para ponerlo público. Si no contestas a este mail entenderé que no deseas su publicación y asunto zanjado.

Nada más. Te repito las gracias y espero tener pronto noticias tuyas.

Saludos

Antonio Moreno


Estimado Antonio,

Esta vez tendrás que disculpar mi retraso. Por motivos de trabajo me desplazo bastante y en ocasiones, como ahora, me tengo que dar una "sentada" de una o dos horas para contestar los e-milios acumulados. Además, mi servidor habitual me está dando problemas toda la mañana, así que te lo envío desde otro servidor. (Si te llega por dos vías es normal... cosas de Infovirria pluff...en cualquier caso este es el último. Si te llega, por favor envíame un e-mail a la dirección habitual "home": jmonzo@cyberdrac.com... de lo contrario, si en dos-tres días no tengo noticias tuyas te lo enviaré de nuevo). Bueno, vamos al grano.

En primer lugar, gracias por tu favorable opinión a mi enfoque. Pero, en realidad, no es nada del otro mundo. No hay mucho de "original" en mi interpretación del asesinato de JFK. Me explico con un ejemplo.

En el mundo de la lógica-matemática hace tiempo que se sabe (paradoja de Rusell, teorema de Gödel) que en todo sistema formal se pueden distinguir niveles. Así, cosas que aparentemente no tienen explicación (lógica) en un nivel, lo tienen en otro nivel superior (metanivel)... y así sucesivamente. Igualmente sucede en el lenguaje: en el lenguaje corriente (escrito o hablado) manejamos unos símbolos con unas reglas, pero esas "reglas" no pueden explicarse con el mismo lenguaje, necesitamos un metalenguaje... y así sucesivamente.

Y en eso estamos cuando hablamos del asesinato de JFK, asesinato que hay que ver como un "todo". Desde siempre, los clásicos han entendido de todo esto con una gran claridad de ideas. En toda "guerra" siempre existe un nivel táctico, que es el nivel operativo, el nivel del campo de batalla. En ese nivel se reparten los "roles": quién hace qué, dónde se coloca quién, quién cubre a quién... es decir, el nivel del "montaje operativo" que dió como resultado el magnicidio de JFK, es la parte más arriesgada y por tanto la que menos hay que dejar al azar. Pero una vez "ejecutada", ya pasa a la historia, ya no hay más que ver. Borrón y cuenta nueva.

A eso me refería cuando te decía (quizá demasiado vehementemente) que volver a esa parte del magnicidio es la que considero más estéril, la que menos me interesa porque, al final, o bien nos conduce a un callejón sin salida (¿pero que narices pasó?) o como mucho, al "síndrome Rashomon" (¿recuerdas la película de Akira Kurosawa en la que se ven las cuatro versiones de los protagonistas de un mismo hecho?... ese es, creo, el sentido de la frase de Jim Marrs) en la que, incluso se crean "teorías" o "escuelas" a favor o en contra de una versión... por eso te decía que no me interesa lo que pasó en Dealey Plaza de Dallas un 22-11-1963 (bueno, sólo para una cosa que ya debería ser evidente para todo el mundo y que los manipuladores "oficiales" no han sabido enmascarar: el tiro mortal fue frontal. Es lo único claro de ésta historia: Antonio, ¿recuerdas el cuento de Hans C. Andersen titulado: "El nuevo traje del emperador"?. Para mí, el film del Zapruder tiene la misma función "concienciadora" que tiene la "inocente" observación del niño del cuento de Andersen: ¡¡el emperador está desnudo!!... todo el mundo ha visto/puede ver el film de Zapruder. Todo el mundo ha visto/puede ver las conclusiones de la comisión Warren. Ahora: ¡¡busque, compare y si encuentra una hipótesis que explique mejor el film de Zapruder...!!,... ¡¡por favor, dígamelo!!)

Antonio: necesitamos una perspectiva más amplia, pues, el río (el asesinato de JFK) ya lo hemos visto demasiado y desde ambas orillas. Ahora necesitamos subir a la montaña y contemplar todo el valle... y, si es posible, ir, río arriba, de dónde viene el río (sus causas estructurales) y a dónde desemboca (sus consecuencias sobre la "legitimidad" democrática que tu mismo te preguntas: ¿quién dió a estos señores el don de decidir el destino del mundo?... la muerte y manipulación de la muerte de Kennedy es, en parte, la muerte de la democracia) y, si fuera posible, subir más arriba, a una perspectiva de conjunto, como sólo un astronauta puede obtener, para ver el "encaje" global de todos sus protagonistas y figurantes... incluido (y aquí mi única aportación original) a los propios manipuladores/planificadores y ver como se lo "montan" para intentar "desmontar" a un mito que ellos mismos, como un "efecto colateral", ayudaron a crear, mito que está muy bien "posicionado" en la mente del norteamericano medio y que más pronto que tarde tendrán de derribar... ¡¡o les derribará a ellos!!. Antonio, no lo tienen fácil... antes de 25/30 años tienen que hacerlo (si antes no se cargan la democracia y/o queman toda la documentación secreta sobre el tema). Ahora somos tú, yo y los que nos lean... y quizá muchos más que vean el asesinato de Kennedy desde un enfoque distinto, los que esperamos que los manipuladores "muevan ficha". El espectáculo está servido.

Por eso me interesa más lo que pasó en (¿Washington?, ¿New York?, ¿Londres?), es decir, el nivel estratégico, el nivel que "explica" lo que va a suceder en Dallas, la imperiosa "necesidad" de un Oswald (un asesinato de ese calibre debe "corporeizar" a un culpable)... es como en la teología, en la guerra o en las historias de terror: para reducir nuestra ansiedad es necesario que nuestra mente sea capaz de representar al "mal", de "corporeizarlo"... en el fondo esto es un residuo de nuestro cerebro primitivo. Hoy, desde Freud (o ayer, desde san Pablo), sabemos que el "mal" no es ajeno a nosotros mismos: sin embargo la mayoría de nosotros es incapaz de ser consciente de ello. Al parecer, individual o colectivamente, necesitamos una representación del mal (o del "enemigo") para evitarnos nuestra desorientación y autodestrucción psiquica: es un mecanismo de defensa.

En otras palabras, hay que "pensar" como lo haría un manipulador: si Oswald no existiera habría que inventarlo... el pueblo es cuasitonto y debemos ofrecer la imagen de un culpable... mejor si tiene un "curriculum vitae" comunista (aunque para nada creíble... el pasado "comunista" de Oswald parece tan de "diseño" que casi me atrevería a decirte que es como si a Oswald le hubiesen ordenado sus superiores que se presentara como "comunista converso" ante los rusos... de hecho que Oswald no tuviera ningún problema ni vigilancia por parte del FBI cuando volvió a casa llama mucho la atención... y eso es lo que me hace ver que independientemente de que la Mafia pudiera estar implicada, necesariamente estuvieron involucradas otras "fuerzas" con verdadero poder dentro del Estado... o de lo contrario tendríamos que pensar que la Mafia también tiene poder para "diseñar curriculums" a la medida para "fabricar cabezas de turco" ante la opinión pública... algo totalmente increible) ¿verdadero?, ¿falso?... ¡¡qué más dá!!... la opinión pública es manipulable, y, además, ¿quién va a poner en cuestión nuestra versión?... porque sino hubiera "culpable" o no se pudiera demostrar en un juicio justo la "culpabilidad" de Oswald (una "pesadilla" que no podemos tolerar... por eso debe morir, obviamente) tendrían que "rodar" otras cabezas...,¿hasta dónde?, ¿las nuestras?, ¡¡no, of course!!... y, claro, eso no nos lo podemos permitir, etc, etc. o también, la "necesidad" de que poco después muera un policía (de todos es sabido lo que sucede cuando asesinan a un policía: todo el cuerpo se moviliza... que todo el mundo busque a Oswald... es muy previsible... es la mejor "maniobra de distracción" que existe... mientras, los verdaderos asesinos pueden retirarse tranquilamente a su base de operaciones), la "necesidad" de un Ruby con un "rol" evidente, incluso su muerte, el "papelón" de la comisión Warren, la ¿autopsia? al cadáver de Kennedy, el papel subordinado de Johnnson, lo "calladitos" que se quedaron el clan Kennedy... a propósito del clan, Ignacio, un amigo mío, sugiere algo que normalmente pasamos por alto: probablemente, JFK, conocía el peligro que corría en Dallas, probablemente, JFK, sí sabía que "callos" había pisado y hasta que punto había gente dentro de los "aparatos del estado" o del llamado "complejo militar-industrial" que le tenía en el "punto de mira"... cuando analizamos el magnicidio, la mayoría de nosotros "aislamos" inconscientemente a JFK de la "trama" que acabó con él: por una parte la víctima, por otra los verdugos. Según mi amigo, éste sesgo en el análisis puede llevarnos a conclusiones equivocadas. Hay que tener presente que, probablemente, JFK también estaba "jugando" varias partidas de ajedrez con otros poderes... poderes que, quizá consideraron "excesivo" ciertas muestras de "independencia" o de "arrogancia" del joven presidente. Y concluye mi amigo: "probablemente, JFK no es ajeno a su propia muerte. Probablemente, JFK es el único que conocía a sus verdaderos asesinos".

Eso, Antonio, es lo que me importa más, o mejor aún, escudriñar en la "mente" de los que diseñaron el magnicidio, pero no tanto (aunque también) por el "por qué" o el "para qué" querían la muerte de Kennedy (motivos más o menos obvios que tú mismo apuntas)... sino el "cómo" se planificó como un "todo" en el que cada cosa encaja a conciencia (todo menos la afortunada presencia de un ciudadano llamado Zapruder), o mejor aún, "cómo" funciona una "mente" así y que se puede aprender para interpretar el pasado y prever los futuros "movimientos" de (¿cómo llamarlos?), la "raza" de manipuladores, de como aquello sigue afectando a nuestra percepción (y práctica) de la democracia... en otras palabras: hasta ahora los manipuladores nos han observado como reaccionamos a sus manipulaciones... que a partir de ahora se sientan observados por nosotros, y, en fin, para no caer como un "pardillo" cuando en otras circunstancias (y ocasiones no faltan) o en otros lugares (por ejemplo, en nuestra querida España, por ejemplo, en la "información" que nos llega de Irak, etc.)... o, como decían nuestras abuelas: para que no nos cuenten "cuentos chinos"... o, como supongo que (aproximadamente) dijo algún profeta: me podreís matar, pero no lograréis que comulge con vuestras "ruedas de molino".

Bueno, ya es suficiente por hoy (aún me queda mucho correo por contestar). Respecto a lo último que me preguntas, el hecho de la privacidad no era tanto por mantener el anonimato (estoy acostumbrado a escribir en prensa artículos de opinión), sino porque me parecia un "abuso" de espacio, respecto a las breves líneas de la mayoría de visitantes. Si no te "incomoda" esa desproporción, adelante, tienes mi permiso para hacer lo que consideres conveniente con mi escrito (incluido este e-mail).

Hasta la próxima.

Pepe Monzó


Volver a Artículos/Opinión

Volver al Menu