El Asesinato de Kennedy

Todos los libros que busques

Noticias

Haz click aquí para las últimas noticias sobre el asesinato de Kennedy

Archivo de Noticias

12-Jul-01 Los Kennedy, condenados a pagar por la muerte de Carolyn Bessette 
25-Mar-01 Un nuevo estudio respalda la teoría de un segundo tirador
2-Mar-01 Fallece Henry Wade
15-Sep-99 El film de Zapruder vale 16 millones de dólares
20-Jul-99 Los equipos de rescate dan por muertos a John Kennedy Jr., su esposa y su cuñada.
18-Jul-99 Continúa la busqueda de JFK Jr.
17-Jul-99 Desaparecido John Kennedy Jr. junto a su esposa.
26-Jun-99 La familia Kennedy en contra de la instalación de una "webcam" en Dealey Plaza.
20-Jun-99 Yeltsin entregó a Clinton papeles de la KGB sobre Oswald.
3-Jun-99 El féretro de JFK fué arrojado al Atlántico.
27-May-99 Nuevo material sobre JFK desclasificado.
25-May-99 Continua el arbitrio sobre el film de Zapruder.
06-May-99 Fallece el Dr. James Humes.

De Diario El Mundo (Europa Press) - Madrid. 12 de Julio de 2001

Los Kennedy pagarán 2.900 millones de pesetas por la muerte de la esposa de John John

NUEVA YORK.- Dos años después de la muerte de John F. Kennedy Jr en un accidente de aviación, junto con su esposa, Carolyn Bessette, y su cuñada, Lauren Bessette, el clan Kennedy ha llegado a un acuerdo para pagar a la familia Bessette 15 millones de dólares (cerca de 2.900 millones de pesetas), según indica en su edición de hoy 'The New York Post'.

El acuerdo alcanzado por la familia Kennedy para compensar a los padres de Carolyn Bessette, de 33 años, y de Lauren Bessette, de 34, por la muerte de sus hijas, fue alcanzado tras "dos años de duros pleitos legales", recuerda el diario, que anuncia en exclusiva el acuerdo.

Kennedy, de 38 años, piloteaba la avioneta 'Piper Laurie' que cayó el 16 de julio de 1999 en las aguas de la costa de Massachusetts, frente a la isla de Martha's Vineyard. Según las investigaciones federales, la causa probable del accidente fue "la incapacidad del piloto de conservar el control del avión durante el descenso de noche sobre el océano".

Las negociaciones entre ambas familias empezaron hace unos 18 meses, con un ofrecimiento de los Kennedy de pagar unos 7 millones de dólares, mientras que los Bessette demandaban al menos unos 20 millones de dólares.

Kennedy había dejado sus bienes, estimados en 100 millones de dólares, a sus sobrinos, los hijos de su hermana, Caroline Kennedy Schlossberg.

JFK y las dos hermanas Bessette volaban desde un aeropuerto de Nueva Jersey a Massachusetts, para asistir a la boda de una prima, Rory Kennedy, cuando el piloto perdió, aparentemente, el control de la nave y se sumergió en el océano Atlántico.

Según los investigadores, Kennedy no tenía suficiente experiencia de vuelo. Además, dos factores contribuyeron a este error humano: la "niebla" y la "gran oscuridad de la noche".

Volver al principio de la página

 

De Diario El Mundo - Madrid. 26 de Marzo de 2001

Kennedy pudo ser asesinado por tiros de un segundo francotirador

Según un estudio forense británico sobre los hechos de 1963

JULIO A. PARRADO. Corresponsal

NUEVA YORK.- Treinta y ocho años después, el asesinato del presidente John Kennedy sigue siendo un crimen demasiado fascinante para estar cerrado a la especulación y a teorías conspirativas de todo tipo.

La posibilidad de que Lee Harvey Oswald no fuera el único participante en el magnicidio nunca fue descartada totalmente. Un nuevo estudio científico de la Sociedad Forense Británica asegura en su revista Ciencia y Justicia que un segundo individuo, apostado detrás de un montículo de arbustos, fue el autor real del cuarto disparo que varios testigos creyeron oír.

Según el autor de la investigación, D.B Thomas, existen más de un 96% de posibilidades de que alguien disparase desde esa posición, situada a la derecha del paso de la comitiva presidencial del difunto presidente norteamericano.

Lew Harvey Oswald, el único inculpado, realizó tres tiros desde una ventana, en la biblioteca de la Escuela de Texas de Dallas, cuando Kennedy pasaba por la céntrica plaza Dealey.

Oswal fue asesinado a su vez dos días después de cometer el atentado, por un individuo llamado Jack Ruby, quien le disparó a bocajarro cuando acudía a los tribunales. Este segundo asesinato estuvo también revestido de misterio. Ruby siempre aseguró que actuó por su cuenta, aunque siempre persistieron las dudas sobre ello.

Hace 22 años, un comité del Congreso llegó a conclusiones similares a las que Ciencia y Justicia ha publicado ahora.

Sin embargo, la Academia Nacional de las Ciencias desechó la teoría de un segundo pistolero. En los libros de Historia, el relato oficial sigue siendo el dictaminado por la Comisión Warren, en 1964, en el que se atribuye toda la responsabilidad a los tres disparos efectuados por Oswald.

La prueba del cuarto disparo se hallaba conservada en las cintas de la policía a través de un walkie-talkie de un agente que se encontraba cercano al montículo. Sin embargo, para la Academia se trataba de un ruido fortuito en nada parecido al sonido de la pólvora.

La bala mortal

El diario The Washington Post, revelaba ayer que la reciente investigación asegura que la bala mortal partió del misterioso individuo parapetado en los arbustos y alcanzó la cabeza de Kennedy siete décimas de segundo antes que los proyectiles del rifle de Lee Harley Oswald.

Thomas asegura que el estudio científico de la Academia, realizado en 1982, tenía un error en la sincronización de los hechos. En ese informe se asegura que el extraño ruido recogido en las grabaciones policiales ocurrió un minuto después de que la primera bala impactase a Kennedy.

Para ello se basaba en una segunda grabación realizada en otro canal diferente por miembros de la escolta presidencial. Tales cintas, que establecían un intervalo de 18 segundos entre los tres disparos de Oswald, fueron utilizadas como el referente temporal. Thomas, que contrastó las conversaciones recogidas en los dos canales, afirma que hubo un error en la asignación temporal del primer canal.

Visite la noticia completa del Washington Post (en inglés)

Volver al principio de la página

 

De Associatted Press. Dallas, 2 de Marzo de 2001

Henry Wade, de 86 años, cuyos 35 años como Fiscal de Distrito de Dallas incluyeron el juicio contra Jack Ruby, el asesino de Lee Harvey Oswald, fallecio ayer en su casa de Dallas. Tenía la enfermedad de Parkinson.

El Sr. Wade, una leyenda tejana conocido como "El Jefe" en la corte de Dallas, es famoso por no haber perdido nunca un caso que el mismo defendiera.

Volver al principio de la página

 

Tras una ardua lucha que ha durado casi veinte años la familia de Abraham Zapruder, heredera de los derechos del famoso film que recoge los últimos instantes de la vida de John F. Kennedy, y el Gobierno norteamericano han llegado a un acuerdo sobre el precio de estos 18 segundos recogidos en celuloide de 8 mm.

La familia de Zapruder solicitaba en un principio 30 millones de $ por la venta del film. El Gobierno norteamericano ofrecía 1 millón. Dada esta diferencia considerable se decidió someter la tasación a una Junta de Arbitrio, cuyo veredicto debería ser acatado por ambas partes.

Tras meses de deliberaciones y consultas la Junta, en decisión salomónica, ha decidido tirar por la calle de en medio y tasar el film en 16 millones de $, justo la cifra intermedia entre las dos cantidades en litigio.

Volver al principio de la página

 

De EL PAIS - Madrid

Equipos de submarinistas buscan el avión y los cadáveres de Kennedy y sus acompañantes

Los expertos creen que la recuperación de los restos puede prolongarse por varias semanas

JOSÉ MANUEL CALVO, Washington


Diez hombres rana de las fuerzas policiales que participan en la operación de rescate de John Kennedy Jr., su mujer y su cuñada, se sumergieron ayer en dos lugares distintos, pero próximos entre sí, de las frías aguas del extremo occidental de la isla de Martha's Vineyard, orientados por el sonar y los instrumentos de detección del Servicio de Guardacostas. La entrada en acción de los submarinistas indica que se ha estrechado enormemente la zona de búsqueda, aunque no se quiso anoche dar falsas esperanzas. La operación se hace sin ninguna confianza en encontrar con vida a los tres desaparecidos.

El domingo por la noche, el contraalmirante Richard Larrabee dio la señal para que los norteamericanos cambiaran sus plegarias de esperanza por rezos de difuntos. Larrabee anunció que el objetivo de la operación cambiaba y que, en lugar de denominarse de "búsqueda y rescate", pasaba a considerarse de "búsqueda y recuperación". La capacidad de supervivencia en aguas con temperaturas inferiores a los 20 grados se establece en 12 horas. Además, según apuntó Larrabee, "el aparato no llevaba a bordo ningún equipamiento de supervivencia". Los desaparecidos están muertos, aunque no haya una declaración oficial.

Los buceadores se concentraron ayer en una zona a ocho kilómetros al oeste de Martha's Vineyard, en un lugar en el que la profundidad oscila entre los 18 y los 24 metros. Los equipos de sonar a bordo del buque Rude, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, detectaron ayer posibles piezas del fuselaje de la Piper Saratoga en la que volaban, el viernes por la noche, John Kennedy Jr., su mujer, Carolyn Bessette, y su cuñada, Lauren Bessette. Lo que el domingo por la noche parecía ser una señal electrónica de socorro detectada en la zona se desestimó ayer como una falsa alarma. Además de la detección de material en el fondo del océano, las autoridades del Departamento Nacional de Seguridad en los Transportes están tratando de determinar el posible lugar en el que el aparato se desplomó a partir de las últimas señales de radar registradas, y calcular el hipotético ángulo de su entrada en el agua.

Datos conocidos

Aunque hay algunas diferencias sobre distancias y velocidades, a las 21.26 horas del viernes, 34 minutos antes de la hora prevista para el aterrizaje, la avioneta comenzó su descenso. A las 21.40, desapareció de las pantallas de radar: en ese momento estaba a 2.843 metros de altitud, pero, en 26 segundos, la avioneta realizó un brusco descenso -no imposible, pero sí más rápido de lo aconsejable- y se situó en los 2.000 metros, cuando todavía faltaban algo más de 26 kilómetros de distancia hasta el aeropuerto de destino. A partir de ahí, el silencio en las pantallas y el misterio.

Las investigaciones pueden durar meses y de ellas, a partir sobre todo de lo que indiquen las piezas que se puedan recuperar, debería arrojarse alguna luz sobre el accidente. Las especulaciones de los expertos apuntan a la confusión del piloto por la oscuridad y la bruma, y a la posibilidad de que perdiera las coordenadas, no se ayudara de los instrumentos de navegación y orientara el aparato en picado pensando que estaba en una situación de aproximación.

Uno de los elementos vitales para despejar incógnitas es la posibilidad de recuperar un grabador de cabina con el que está equipada la avioneta. Pero, a diferencia de lo que ocurre con la caja negra de los aviones, este grabador sólo funciona cuando el piloto lo decide. Si no hay datos o comentarios registrados, se intentarán examinar restos de fuselaje, suponiendo que sean suficientemente grandes como para que revelen la clase de impacto que tienen y si hay señales, en el interior o el exterior, de fuego.

A la flotilla que desde la madrugada del sábado pasado rastrea la zona se unió ayer el buque Grasp de la marina de EE UU, equipado con vehículos submarinos manejados por control remoto. Las autoridades han insistido desde el primer momento -lo cual se ha recibido con algún escepticismo- en que el despliegue realizado se habría hecho por cualquier ciudadano estadounidense en las mismas circunstancias.

A la espera de que se encuentren más restos del aparato, los medios de comunicación tratan de reconstruir el proceso que llevó a John Kennedy a volar de noche y con niebla. Según la agencia Associated Press, un amigo de los Kennedy cree que John tenía intención de volar antes, pero que su cuñada, que trabaja en un banco, se había retrasado. Otra fuente citada por el diario populista New York Post asegura también que Kennedy no quería volar tan tarde, y tampoco quería pasar por Martha's Vineyard antes de llegar a Hyannisport. El diario cita el testimonio de David Heyman, amigo y biógrafo de la familia, que asegura que Carolyn insistió para que, de camino a la residencia de la familia, en la que se iba a celebrar la boda el sábado, dejaran a su hermana en la isla.

El mismo apellido vuelve a hacer historia en la televisión

JAVIER DEL PINO, Washington
A primera hora del sábado comenzaron a asomar en las principales cadenas de televisión las caras de sus grandes estrellas. Peter Jennings, Dan Rather y Tom Brokaw han convertido sus cadenas (ABC, CBS, NBC) en nuevas CNN dedicadas día y noche al único acontecimiento que ha logrado tal cobertura en la historia reciente del país. El medio que informativamente se graduó con el asesinato de un presidente se ha volcado en la desaparición de quien heredó su carisma y su infortunio. La NBC fue la primera en informar sobre lo que en ese momento era sólo una posible tragedia. Uno de sus periodistas, especializado en aviación, facilitó la información poco después de las ocho de la mañana del sábado. Una hora más tarde, las tres principales cadenas de información (CNN, MSNBC y Fox News Networks) ya estaban enteramente dedicadas al último drama de los Kennedy.

Al poco tiempo se sumaron las grandes cadenas generalistas, en las que todavía trabajan periodistas acostumbrados a cubrir las desgracias del clan Kennedy. Bob Schieffer, veterano presentador del informativo de la CBS Face the Nation, expresó su sensación personal ante la cámara: "De cuando en cuando, como si se ajustaran a un calendario, algo les ocurre a los Kennedy, y nos reunimos en torno a la televisión para ver cómo se enfrentan a otra desgracia incalificable". La frase tenía su reflejo musical en la sintonía fúnebre que la CNN ha empleado estos días en los informativos.

Tan entregadas estaban las networks a la cobertura de la tragedia, que la ABC trasladó una de sus joyas de la programación, el Open británico de Golf, a su cadena de deportes en televisión de cable, la ESPN. Ni siquiera el proceso de impeachment del presidente logró semejante tratamiento.

Ediciones especiales

Los periódicos usaron en sus portadas los mayores tipos de letra. El domingo, sólo The New York Times recluyó la información a la esquina izquierda de la primera página, el segundo lugar en importancia. El lunes, el despliegue ya era similar en toda la prensa, con titulares más centrados en el drama familiar que en las tareas de búsqueda. El más escueto fue el New York Post , que ocupó toda su portada con sólo dos palabras: "Más lágrimas".

Los tres semanarios de información (Time , Newsweek , US News) cambiaron ediciones ya cerradas para publicar ayer revistas dedicadas casi enteramente al accidente. El US News & World Report ha tenido que tirar los tres millones de ejemplares que ya tenía impresos el sábado por la mañana. La revista People, que no hace mucho le declaró el hombre más sexy del mundo, prepara un número especial para el viernes.

Volver al principio de la página

 

18 de Julio de 1.999

De DIARIO EL MUNDO - Madrid

La prensa internacional compara el destino del hijo del presidente asesinado con el de Lady Di.- El Papa reza por él.- Gadafi lamenta la desaparición pero duda de que EEUU quiera esclarecerla

AGENCIAS

NUEVA YORK.- Las horas pasan y con ellas, la esperanza de encontrar con vida a John Kennedy y sus acompañantes. Con los primeros rayos de luz las unidades aéreas, apoyadas por buques de la Guardia Costera y la policía de la jurisdicción, han reanudado una búsqueda que muchos dan ya por perdida. Ya hay quien achaca lo acontecido a una "maldición" que la familia Kennedy sigue sin poder conjurar.

También es un tema recurrente la asimilación de la mítica estirpe a una "familia real" de Estados Unidos, una comparación en la que el destino de John se llega a asociar al de la malograda Lady Di, muerta en un trágico accidente de tráfico hace casi dos años. "Como Lady Di, John Kennedy Junior sólo quería ser normal... El destino le ha negado la normalidad", afirma el diario italiano 'La Stampa' en su portada.

Mientras tanto, la búsqueda en las playas y aguas de las costas de Massachussetts ha continuado hoy con el fin de hallar los restos del avión en el que viajaba John F.Kennedy Jr., junto a su mujer, Carolyn Bessette, y la hermana de ésta, Lauren Bessete.

El cuerpo de Guardacostas ya confirmó que se había encontrado una maleta con el nombre de la cuñada de Kennedy, así como un frasco de medicamentos de su esposa, según informaciones de la cadena NBC.

A pesar del pesimismo general, el contra-almirante de los Guardacostas Richard Larrabee ha afirmado haber visto "historias milagrosas de gente que ha conseguido sobrevivir". "Puedo hablaros de casos como estos en los que hemos buscado tres o cuatro días. No estamos dispuestos a abandonar esto todavía", subrayó ayer por la noche en conferencia de prensa.

Sin embargo, según pasan las horas, las esperanzas van disminuyendo. La búsqueda de aviones, helicópteros y barcos, que duraron todo el día, sólo hallaron restos del avión rojo y blanco de Kennedy, además de los efectos personales de Lauren y Carolyn. Por otra parte, funcionarios de la Fuerza Aéra de Estados Unidos (FFA) han declarado tener localizado el lugar donde el avión se hundió en el Atlántico.

Aunque la búsqueda aérea se suspendió durante la noche por problemas de visibilidad, dos barcos de guardacostas con luces y un barco equipado con sónar de la Administración Nacional Oceanográfica y Atmósferica continuaron la búsqueda. El dispositivo completo volvió a ponerse en funcionamiento al amanecer.

Volver al principio de la página

 

17 de Julio de 1.999

De Varias agencias.

BOSTON.- El pequeño avión bimotor en el que John Kennedy Jr., hijo del asesinado presidente, y su esposa May se dirigían hacia Martha's Vineyard, la finca que la familia Kennedy posee en Massachusets, ha sido dado por desaparecido en el día de hoy.

Guardacostas de más de cinco estados buscan los restos de la avioneta en las aguas del Atlántico sin que hasta el momento se sepa a ciencia cierta el destino final del aparato y sus tripulantes.

El presidente Bill Clinton se ha interesado personalmente por lo que parece ser, de confirmarse lo peor,  una nueva tragedia de la familia Kennedy.

Se dan las curiosas y macabras circunstancias de que hoy se cumplen exactamente tres años del accidente del avión de la TWA en el que murieron cientos de pasajeros y que sucedió en la misma zona, y 30 años del accidente en Chappaquidick de Ted Kennedy que costó la vida a la secretaria de éste y alejó a Ted definitivamente de cualquier aspiración política.

Volver al principio de la página


26 de Junio de 1.999

De DIARIO EL MUNDO - Madrid

El Museo Sixth Floor de la ciudad de Dallas (Estados Unidos) es uno de los más visitados del país. Situado en el sexto piso del edificio del Almacén de Libros de Texas, desde una de sus ventanas un francotirador acabó con la vida del presidente americano John Fitzgerald Kennedy.

Hace unos años las autoridades de la ciudad decidieron abrir al público el edificio. El pasado jueves el director del museo decidió que no sólo las personas que visitan las instalaciones pudieran comprobar en persona la vista que tuvo el asesino de Kennedy cuando apretó el gatillo, y ni corto ni perezoso colocó una
webcam para poder ver en directo imágenes desde la ventana más famosa del país.

Desde entonces millones de internautas de todo el mundo pueden ver la calle por la que circulaba la comitiva, el jardin, la valla y los edificios colindantes sin moverse de su sillón. Además la cámara se mueve de derecha a izquierda y permite ver desde varios ángulos la Deadley Plaza, el lugar donde Kennedy fue alcanzado por las balas asesinas. Pero a los Kennedy no les ha gustado tanto la idea.

La familia del fallecido presidente estadounidense ha protestado por la aparición en Internet de estas imágenes en directo. El senador Edward Kennedy, el único hermano vivo del presidente asesinado, protestó el jueves por lo que considera un acto «reprobable y sin sentido» de la dirección del museo de ofrecer las imágenes de la vista.

El sexto piso del edificio donde está la famosa ventana es desde hace años uno de los museos más visitados de Estados Unidos. Los turistas pueden ver la sala, con algunas cajas donde en su día se guardaron libros y la ventana en la esquina. Sin embargo, nadie se puede acercar al lugar exacto desde donde supuestamente Oswald disparó su rifle, porque está protegido por una cristalera.

El presidente del museo, Jeff West, ha dicho que está «sorprendido y decepcionado» por la reacción de los Kennedy y ha defendido su decisión de ofrecer las imágenes en Internet. «Hemos recibido innumerables peticiones para acceder a la vista de la Plaza Dealey desde el lugar donde el francotirador disparó y creemos que con esta cámara cumplimos con el deseo de esas personas».

West ha señalado que no intenta molestar a los Kennedy. «La mitad de la población del mundo ha nacido después del asesinato y las imágenes en el web responden al interés por un momento de nuestra Historia que sigue reclamando la atención de la mayoría de los norteamericanos».

El director del museo no es el único que quiere ayudar a desvelar el misterio del asesinato de Kennedy. Miles de páginas web en todos los idiomas están dedicadas al presidente.

Volver al principio de la página

 

20 de Junio de 1.999

COLONIA - ALEMANIA. El Presidente Ruso Boris Yeltsin acudió a la cita privada del Domingo con el  Presidente Bill Clinton llevando un único regalo: un informe sobre los documentos rusos desclasificados relativos al asesinato del Presidente Kennedy.

Sandy Berger, Consejera Nacional de Seguridad de Clinton, calificó el informe de "regalo muy interesante", pero rehusó especular sobre si el mismo contenía alguna nueva información sobre el asesinato de Kennedy diciendo que estaba en ruso y que los oficiales norteamericanos aún no lo habían revisado.

Los documentos serán "revisados cuidadosamente y todos los elementos interesantes serán hechos públicos", dijo Berger a los periodistas desplazados a la reunión económica de Colonia.

Berger dijo que el documento era el resultado de un encargo de Yeltsin hace varios años a diferentes  agencias rusas para revisar todo el material existente sobre Kennedy, incluyendo archivos militares, civiles y privados.

En 1991 la inteligencia rusa desclasificó sus archivos sobre Lee Harvey Oswald, el hombre al que la Comisión Warren identificó como el auto de los disparos contra Kennedy mientras circulaba por las calles de Dallas.

En 1992 los archivos fueron enviados a Minsk, la capital de Bielorrusia, para que los oficiales bielorrusos pudieran revisarlos. Oswald vivió en Minsk durante su estancia en la URSS desde 1959 hasta 1962.

El periódico Izvestia informó en 1992 que el Jefe reformista de la Inteligencia Rusa Vadim Bakatin quería publicar los archivos pero fué bloqueado por los espías más veteranos que temían por la publicación de sus nombres y tácticas.

Volver al principio de la página

 

3 de Junio de 1.999

De EL PAIS - Madrid

La desclasificación de los documentos sobre la operación militar secreta realizada en 1966 para hacer desaparecer el primer ataúd de John F. Kennedy, el de bronce pulido, revestido en su interior con seda, que llevó su cadáver desde Dallas hasta Washington, ha reactivado en Estados Unidos el activo universo de los partidarios de las teorías conspirativas sobre el magnicidio de Dallas. Lastrado con 108 kilos de arena y agujereado en varias partes, para que permaneciera en el lecho del océano, el ataúd fue arrojado al Atlántico desde un avión de la Fuerza Aérea, según los documentos recién desclasificados.

Robert Kennedy, hermano menor del presidente y entonces senador por Nueva York, fue el promotor de la operación. Ajeno a la explosión de teorías que todavía hoy explican el asesinato de John F. Kennedy como el fruto de una conspiración de mafiosos, exiliados cubanos y servicios secretos norteamericanos, Robert Kennedy, que también sería asesinado en 1968, argumentó que quería evitar que el célebre ataúd de bronce se convirtiera en un objeto de fetichismo y comercialización. Melody Miller, portavoz de la familia Kennedy, insistió ayer en que la decisión fue "correcta", y que la operación "estuvo en consonancia con la tradición de servicio naval del presidente Kennedy y su amor por el mar".

Kennedy, asesinado en Dallas el 22 de noviembre de 1963, fue enterrado tres días después en el cementerio de Arlington, al lado de Washington, en un féretro de madera de caoba comprado en la capital para sustituir al de bronce de Dallas, que había perdido un asa y estaba un poco abollado. Durante cinco lustros, el destino del féretro de bronce en que sus restos fueron trasladados desde Dallas hasta Washington había sido un misterio. Miles de investigadores, profesionales o aficionados, se preguntaban por qué y cómo había desaparecido. Y los partidarios de las teorías conspirativas incorporaban ese elemento a sus lucubraciones.

En febrero de 1966, el ataúd de bronce estaba en los sótanos de los Archivos Nacionales, en Washington, cuando Robert Kennedy llamó a la Administración General de Servicios (GSA), encargada de las propiedades gubernamentales, y le pidió que los militares se encargaran de su desaparición, de preferencia en el mar. Robert Kennedy, que ya tenía asegurada la cooperación del secretario de Defensa, Robert McNamara, consultó con el fiscal general, Nicholas Katzenbach. "No veo que ese féretro tenga ningún interés como prueba ni que haya ninguna razón de interés nacional para conservarlo", escribió Katzenbach en un memorándum dirigido al GSA.

Los documentos desclasificados revelan que Vernon Oneal, el propietario de la funeraria de Dallas que había vendido el féretro de bronce por 3.995 dólares (algo más de 600.000 pesetas), quería recuperarlo para exhibirlo en su negocio. En 1965 ofreció al GSA 100.000 dólares (cerca de 16.000.000 pesetas) por el ataúd de bronce y el coche que lo había llevado con el cadáver del presidente desde Dallas hasta el avión presidencial Air Force One. La desaparición del ataúd fue supervisada por el secretario de Defensa, McNamara. El féretro, cargado con tres bolsas de arena de 36 kilos cada una y agujereado en varias partes, fue colocado en una caja de madera, también agujereada. El 18 de febrero de 1966, una furgoneta de la Fuerza Aérea lo recogió en los Archivos Nacionales y lo trasladó a la base aérea de Andrews. Allí fue cargado en un avión de transporte C-130, que despegó a las 8.38 y voló hacia un punto situado a unas 131 millas náuticas de las costas de Maryland-Delaware. El lugar había sido escogido por estar fuera de las rutas de navegación aérea o marítima. John Steadman, asistente del secretario de Defensa, viajó en el avión y certificó que el ataúd fue arrojado en dos paracaídas, para amortiguar el choque, desde 150 metros y en un lugar de 2.700 metros de profundidad marina. "La caída fue perfecta, el artefacto no sufrió desperfectos al chocar con el agua y se hundió rápidamente", según Steadman.

"Fue un intento de que el féretro no se convirtiera en una reliquia histórica disputada a golpes de talonario", justificó ayer Kermit Hall, que fue miembro de una de las comisiones que investigaron el magnicidio de Dallas. Pero David Lifton, que escribió en 1981 un libro sobre los aspectos forenses del asesinato, declaró: "Un féretro es una prueba, y en este país está prohibido destruir pruebas". La desaparición del ataúd de bronce, añadió, obedeció a "motivos oscuros" y constituyó "un delito de obstrucción a la justicia".

Volver al principio de la página

27 de Mayo de 1.999

WASHINGTON (U.S. Newswire).- El próximo Jueves 1 de Junio los Archivos Nacionales en College Park pondrán a disposición del público documentos adicionales relacionados con el Presidente John F. Kennedy.

Estos documentos incluyen:

  1. Itinerarios de la campaña presidencial del Senador John F. Kennedy de 1959 a 1960; copias de declaraciones públicas y conferencias de prensa del Senador Kennedy; documentos con los diarios del avión durante 1960 (excepto Julio) usado en la campaña presidencial que incluyen kilometraje, puntos de destino, horarios, etc...
  2. Los papeles de Russell Holmes. 50.000 páginas de documentos de la CIA mantenidos por Holmes en su papel de guardian de la "ficha 201" de Lee Harvey Oswald, asi como la "Colección Segregada" de archivos de la CIA recopilada durante la investigación de la HSCA (Comité de la Casa de Representantes). Holmes a sido el enlace para cualquier cuestión de la CIA relacionada con el asesinato desde la finalización de la investigación de la HSCA en 1978 hasta su jubilación.
  3. Documentos del Departamento de Defensa, Departamento de Justicia, Administración General de Servicios y otras fuentes relacionadas con la disposición hecha del féretro en el que se transportó el cuerpo del Presidente Kennedy de Dallas al Hospital Naval de Bethesda. 43 páginas en total.
  4. Archivos del FBI pertenecientes a tres series: un total de 72.000 páginas.
  5. 9,000 páginas de archivos varios de la CIA, incluyendo los archivos del Director de la Central de Inteligencia (DCI), archivos históricos de la CIA, archivos de la Oficina de Seguridad y otra serie de documentos varios. Los asuntos sobre los que versan estos documentos cubren un amplio abanico de aspectos: Notas de reuniones del DCI, información sobre Cuba, etc...

Volver al principio de la página

 

25 de Mayo de 1.999.

WASHINGTON (AP).- Las dos partes involucradas en la discusión sobre el valor del film que Abraham Zapruder rodó en la Plaza Dealey de Texas el 22 de Noviembre de 1.963 y que recoge el asesinato de John F. Kennedy, se encuentran distanciadas en 29 millones de dólares.

La grabación es una cinta de celuloide de 8 mm con una duración de unos 40 segundos en total que recojen unos 14 segundos de imágenes sin sonido de cómo John F. Kennedy fué disparado mientras circulaba en una limusina descapotable por las calles de Dallas.

El gobierno norteamericano, consciente del valor histórico del film, pidió a la familia Zapruder que donase la filmación a los Archivos Nacionales ya que como documento histórico debía pertenecer al pueblo norteamericano, pero la familia rehusó la cesión. Alegan que el film es comparable a una obra del pintor Vincent Van Gogh, Andy Warhol o Matisse y que por lo tanto, si el gobierno la quiere, tendrá que pagarla.

En 1997 la Assassinations Records Review Board instó al gobierno norteamericano a tomar posesión del film y a compensar por ello a la familia Zapruder.

El gobierno norteamenricano ha ofrecido a la familia Zapruder la suma de 1 millón de dólares, pero los representantes de la familia piden la astronómica cifra de 30 millones.

Ante esta situación se nombró una junta de arbitrio formada por tres personas, las cuales han comenzado hoy a escuchar testimonios de las dos partes y decidirán (si pueden) cual es el valor de la cinta.

Por supuesto ambas partes han declarado que acatarán la decisión de la junta de arbitrio.

Volver al principio de la página

 

 

6 de Mayo de 1.999

MIAMI (The Florida Times Union).- El doctor James J. Humes, patólogo jefe del Hospital Naval de Bethesda y responsable de la autopsia oficial practicada al cuerpo del presidente John F. Kennedy el 22 de Noviembre de 1.963 ha fallecido hoy en su casa de Ponte Vedra Beach a los 74 años de edad de cáncer de pulmón.

Humes ha sido durante todos estos años el blanco de numerosas acusaciones referentes a las deficiencias de la autopsia por él practicada sobre el cuerpo de JFK, aunque él ha mantenido durante todos estos años estoicamente su versión de los hechos de aquel día de 1963.

El doctor Humes, asistido por los doctores Finck y Boswell, realizó una autopsia cuanto menos incompleta del cuerpo del difunto presidente, lo cual a lo largo de todos estos años ha abierto no pocos interrogantes acerca de las trayectorias de las balas, el alcance de las heridas etc... dando lugar a una gran controversia sobre la posible existencia de una cobertura del asesinato por parte de los militares y más concretamente, de la inteligencia Naval.

El Dr. Humes se mantuvo firme en su versión hasta la muerte. A todos los que le preguntaban el siempre respondía "podeis leer la verdad en el informe de la Comisión Warren".

Con la muerte de Humes asistimos a la desaparición de uno más de los eslabones de esta historia, de la que 35 años después de acaecida no quedan demasiados testigos directos y sin embargo si cada vez aumentan más las incognitas.

Volver al principio de la página


Volver al Menu


Todos los libros en Amazon ! - All the books at Amazon !

Esta página distribuye a los usuarios parte de los ingresos que genera por el uso que hagas de Internet (compras, viajes, búsquedas, etc.).